A pesar de que el promotor de la idea, Luis García Berlanga, continuaba mostrando sus preferencias por la Nave de Talleres, la Generalitat se decantó por instalarla en Alicante. Igualmente el don-Do se dejó caer en Sagunto por su apoyo a la Terra Mítica de Benidorm

En noviembre de 1999, hace ahora 20 años, se descartó instalar en Sagunto la Ciudad del Cine

Jueves, 31 Octubre 2019 20:25

NAVE DE TALLERESdentroLa antigua Nave de Talleres fue el lugar elegido por Luis García Berlanga para instalar la Ciudad del Cine

oferta empleo entre-texto1

Si en 1998 fue descartada la creación en Sagunto del parque temático don-Dó,1999 fue testigo de una experiencia muy similar protagonizada por la proyectada Ciudad del Cine. El guión de esta nueva historia de final nada feliz es bien conocido: poco antes de la celebración de los últimos comicios generales y autonómicos, fue adelantada por los promotores del proyecto y cargos del PP la casi segura elección de la antigua nave de Talleres de AHV, para albergar unas instalaciones destinadas a convertirse en punto de referencia obligado del sector audiovisual español y, al mismo tiempo, en importante foco de atracción para empresas anexas. En noviembre, sin embargo, el alcalde de Alicante hacía público que el proyecto encontraría finalmente cobijo en su ciudad, dando así al traste con las expectativas de creación de empleo y riqueza que la sociedad saguntina había depositado en la iniciativa.

Sagunto tuvo que renunciar, a su pesar, a una inversión que se consideraba prácticamente segura. Aunque el promotor de la idea, Luis García Berlanga, continuó mostrando sus preferencias por los terrenos de la IV Planta, pero la Generalitat se decantó por Alicante para levantar allí unas instalaciones destinadas a convertirse en punto de referencia obligado del sector audiovisual español.

Después de la frustrada instalación del parque temático musical don-Dó, descartado a comienzos de 1998, en vista del poco interés mostrado por la Generalitat que ya se había volcado en Terra Mítica, una decisión política alejó del municipio saguntino por segundo año consecutivo una iniciativa capaz de generar un número elevado de empleos.

La industria y las pequeñas empresas seguirán siendo, por tanto, las encargadas de soportar el peso de la creación de puestos de trabajo. Pero ni aquella —debido a su nivel tecnológico, que reducía la necesidad de mano de obra— ni éstas —a causa de sus dimensiones— ofrecían posibilidades de incidir en la reducción de las cifras del paro en la misma medida que proyectos del sector servicios como don-Dó, que habría dado trabajo a mil personas, o la Ciudad del Cine, con parada final en Alicante, si la iniciativa privada no prefería apostar por Madrid tal y como se le había ofrecido.

Así expresaba el redactor, de este periódico, José Eseller Cagigal, su preocupación por la creación de empleo en el Camp de Morvedre, y la frustración de la ciudadanía, por los proyectos no ejecutados.

Banner Telegram eleco (interior)

Como la experiencia ha demostrado, las administraciones, con la propaganda política, hacen concebir expectativas de empleo a la ciudadanía y, por ello, la Ciudad del Cine que se sustentaba en numerosas declaraciones ensalzadoras de las positivas consecuencias que iba a tener su casi segura ubicación en Sagunto, se decía: «Sagunto será receptora de la mayor industria audiovisual conocida en Europa» o «cada día el proyecto es una realidad más tangible», pasando por «favorecerá la aparición de una serie de industrias conexas como laboratorios, estudios de audio, efectos especiales, animación y otras que completan todo el ciclo», personas vinculadas al proyecto y cargos del PP, con el enntonces alcalde del municipio, Silvestre Borrás, a la cabeza, daban pábulo poco antes de celebrarse las últimas elecciones municipales y autonómicas a unas expectativas de creación de empleo y riqueza en la comarca que luego quedaron frustradas.

La idea inicial consistía en construir en la antigua nave de tallere generales de AHV, un número no concretado de platós dotados de alta tecnología y en los que, además de ser rodadas películas de medio y alto presupuesto, se grabarían programas de televisión, spots publicitarios y films de animación.

Responsables de la fundación La Barraca, promotora de la Ciudad del Cine e integrada por representantes de la administración autonómica y profesionales del sector, se desplazaron a Sagunto dispuestos a contemplar sobre el terreno el lugar elegido para su posible emplazamiento. Tras la visita, el vice-presidente de La Barraca, José A. Sainz, destacó en una carta las ventajas ofrecidas por Sagunto, tales como su proximidad al mar y al aeropuerto de Valencia, o la existencia de mano de obra especializada en la zona.

Con todos los pronunciamientos favorables, las alternativas de Peñíscola y Alicante no parecían amenazar seriamente la candidatura saguntina, si bien se condicionó la decisión última al resultado de un estudio de viabilidad encargado de calibrar la idoneidad de las tres localidades implicadas.

En este estado de cosas, y sin que se hiciera público el resultado del estudio, del que no se han vuelto a tener noticias, el alcalde de Alicante, anunció a principios de noviembre, que su ciudad albergaría la Ciudad del Cine, provocando el consiguiente desencanto en Sagunto.

Inversiones fallidas

Hay que señalar que el President Eduardo Zaplana dejó caer el parque don-Dó para Sagunto (con una inversión de 15.000 millones de pesetas y la creación de 1.000 puestos de trabajo) directos para apoyar al de Terra Mítica en Benidorm

Pero en 1998 hubo otros proyectos industriales no ejecutados, como la multinacional japonesa UBE Industries, que finalmente se decantó por Castellón para realizar una inversión estimada en 80.000 millones de pesetas. En aquellas fechas, se comentó que Sagunto no recibió del Gobierno Valenciano el apoyo suficiente, un hecho que provocó, duras críticas al gobierno local y al autonómico, por parte de los sectores sociales del municipio de Sagunto.

Hay que destacar que los terrenos de la IV Planta fueron muy solicitados por promotores de varios proyectos apoyados por la administración autonómica o por la iniciativa privada, inversiones que no se llevaron a cabo, como ocurrió con los 2.500 millones que tenía previsto invertir una empresa de Villar Mir para construir una planta de prefabricados de hormigón. Las mejores ventajas sobre el precio del suelo y otras que ofreció la localidad de Buñol fueron determinantes para que este proyecto se escapara de Sagunto.

Recodar que otro de los proyectos faraónicos de Zaplana, no ejecutado, fue la ciudad del Teatro,depués de las Artes Escénicas, que anuncio en el teatro romano el 24 de febrero de 2000, y las lecciones generales fueron el 12 de marzo del mismo año, por tanto, a 18 días de los comicios. Es curioso comprobar cómo se fueron presentando en fechas preelectorales importantes proyectos para este municipio que luego se quedaron en nada.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD