Desde el 1 de noviembre, los camioneros de esta cooperativa que transportan la caliza de la cantera Salt del Llop a Lafarge, no pueden utilizar el recorrido habitual, tienen que realizar 10 kilómetros demás en cada viaje, con un gasto extra de más de 50 litros de gasoil al día

La prohibición de circular a los camiones de Transmorvedre puede llevarle al cierre

Señal de prohibición instalada en el pontazgo Señal de prohibición instalada en el pontazgo La prohibición de circular a los camiones de Transmorvedre puede llevarle al cierre
Viernes, 23 Noviembre 2018 19:45

Los trabajadores de Transmorvedre acudirán al pleno municipal del próximo martes para trasladar al cuatripartito de gobierno su preocupación porque está poniendo en peligro la viabilidad de esta empresa con la medida adoptada de prohibir la circulación de los camiones por un determinado tramo del caso urbano. Transmorvedre es una sociedad cooperativa y, por tanto, circunscrita al ámbito de la denominada economía social. Viene funcionando desde hace 38 años en el municipio de Sagunto y da empleo a 36 trabajadores, entre transportistas y personal administrativo. La principal actividad de Transmorvedre es la de transportar la caliza de la cantera Salt del Llop hasta la planta de Lafarge.

oferta empleo entre-texto1

El presidente de esta sociedad cooperativa, José Fernández, ha explicado a este periódico que el pasado 27 de octubre se presentó en la sede de la empresa la Policía Local de Sagunto para entregar un oficio. En dicho escrito se comunicaba que a partir del primero de noviembre quedaba prohibida la circulación de los camiones por el casco urbano y, por tanto, los agentes de la Policía Local procederían a denunciar a los transportistas que se saltaran la norma. Efectivamente, en la rotonda del pontazgo se colocó la correspondiente placa, prohibiendo la circulación de estos vehículos, tal y como se aprecia en la fotografía.

El representante de Transmorvedre, José Fernández, ha lamentado que el Ayuntamiento de Sagunto haya tomado esta determinación tan drástica sin reunirse previamente con la empresa para buscar alternativas, ya que una medida de ese calado puede acarrear el cierre de la actividad y la ruina de los trabajadores: «Aquí llegó el 27 de octubre la Policía Local con un escrito donde se nos comunicaba la prohibición. Antes de esa fecha, ningún representante del Gobierno de Sagunto se puso en contacto con nosotros para informarnos del tema ni conocer qué posibles repercusiones tendría esta prohibición para una empresa que ocupa a 36 personas y que está trabajando en el municipio desde hace 38 años». Hay que recordar que el área de Mobilidad Urbana depende de la edil de Esquerra Unida, Roser Maestro, y que la Delegación de Policía Local está dirigida por el concejal nacionalista de Compromís, Enric Ariño.

Desde que entró en vigor esta prohibición, los transportistas de Transmorvedre tienen que realizar en cada viaje 10 kilómetros más, es decir, 5 de ida y otros cinco de vuelta. Este aumento del recorrido, que a primera vista puede parecer una cuestión menor, acarrea varios perjuicios, por un lado, un incremento del consumo de combustible que oscila entre los 3,5 y 4 litros de gasoil por viaje, dependiendo del tipo de vehículo. Pero al realizar 10 kilómetros más por cada recorrido, también han tenido que reducir la cantidad, bajando de 16 transportes diarios a 14, para no exceder los límites que marca el disco tacógrafo.

Hay que tener en cuenta que al incrementarse en 10 kilómetros la distancia a recorrer en cada transporte, el vehículo realiza 160 kilómetros más, efectuando los 16 viajes. Con este aumento del kilometraje se excede lo que marca el disco tacógrafo, de ahí que hayan tenido que reducir de 16 a 14 viajes por día. Esto implica, además, que se haya tenido que aumentar de 16 a 18 unidades la flota de camiones para poder garantizar a la cementera el mismo suministro diario.

Al final, esta prohibición implica un incremento del consumo de carburante por cada camión que supera los 50 litros diarios, lo que, por otra parte, también genera una mayor contaminación ambiental. Traducido a costes, esta decisión adoptada por el cuatripartito municipal representa un encarecimiento del precio del transporte por tonelada de 23 céntimos de euro. Teniendo en cuenta que Transmorvedre mueve al año un millón de toneladas de caliza, el incremento del coste alcanzaría los 230.000 euros anuales.

Banner Telegram eleco (interior)

Según ha explicado José Fernández a este periódico, Transmorvedre ha planteado la situación a la cementera para ver qué posibilidades hay de que Lafarge-Holcim asuma el incremento de los costes derivados de esta decisión municipal, sin embargo, la multinacional no parece dispuesta a soportar la totalidad de ese incremento económico.

Reunión entre Transmorvedre y Ayuntamiento

Miembros de la cooperativa Transmorvedre se han reunido con los concejales de Compromís, Pepe Gil y Enric Ariño, sin embargo, ha llamado la atención que en dicho encuentro no estuviera presente la concejal responsable de Movilidad Urbana, Roser Maestro. En el transcurso de este encuentro, los cooperativistas plantearon a los representantes del cuatripartito la posibilidad de que los camiones puedan entrar por la rotonda donde se encuentra Sauto, el concesionario de Peugeot, y, desde este punto, dirigirse al polígono Sepes por detrás del parque comercial VidaNova Parc, utilizando la carretera donde se encuentra el parque de bomberos.

Como esta primera propuesta no fue del agrado de los ediles nacionalistas, los representantes de la sociedad cooperativa plantearon una segunda opción, que consiste en levantar la prohibición desde las 8 de la tarde hasta las 10 de la mañana. De esta manera se podría realizar durante el horario nocturno el recorrido corto y durante el día el trazado largo. Así se lograría reducir a poco más de la mitad el impacto económico de la prohibición municipal, puesto que el incremento por tonelada sería de unos 10 céntimos de euro, en lugar de los 23 que supone ahora.

En Transmorvedre confían en que la cementera sí pueda asumir ese incremento de 10 céntimos por tonelada. Según ha confirmado José Fernández a El Económico, este segundo planteamiento no fue rechazado por los ediles de Compromís, aunque tanto Gil como Ariño dejaron claro que la última palabra la tenía el alcalde del municipio, Francesc Fernández.

Cierre de la actividad

Si el cuatripartito municipal se mantiene en sus trece y no busca una solución a este problema, que ha generado él mismo, el cierre de la sociedad cooperativa Transmorvedre será inevitable, ya que sus trabajadores no pueden asumir el incremento de los costes, según aclara José Fernández: «Si el Ayuntamiento no atiende a razones, el cierre del Transmorvedre, después de 38 años trabajando en Sagunto, será inevitable, pero no solo se perderán los 36 puestos de trabajo, el tema es más grave porque el Ayuntamiento llevará a la ruina a 36 familias, porque hace unos 6 meses hemos renovado la flota de camiones, que hemos avalado con nuestro patrimonio personal, por lo que, si no pagamos, nos embargaran hasta nuestras propias viviendas».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Martes, 27 Noviembre 2018 20:45

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD