El edil de Urbanismo asegura que ante la presión judicial que se está viviendo en este país, la actitud de los técnicos dobla el tiempo de la tramitación de los diferentes proyectos municipales, pasando de seis a doce meses o incluso más

Abelleira relaciona el retraso de los proyectos con el temor de los técnicos a la judicialización

Pablo Abelleira, interviniendo en un pleno municipal Pablo Abelleira, interviniendo en un pleno municipal Abelleira relaciona el retraso de los proyectos con el temor de los técnicos a la judicialización
Viernes, 12 Enero 2018 19:07

El pasado 13 de octubre, la diputada autonómica por Compromís, Teresa García, anunciaba que en noviembre se presentaría el proyecto de la Senda Azul, que, cuando se acometa, transcurrirá paralela al mar por la actual vereda que cruza el delta del río, entre las playas del Puerto y Canet. Sin embargo, han pasado tres meses desde que la nacionalista Teresa García hiciera aquel anuncio y, a fecha de hoy, nada se sabe de esta iniciativa.

Sin embargo, no es el único proyecto que sigue pendiente, todos los que dejó inacabados el Partido Popular en 2015, que vienen de la anterior legislatura, continúan esperando, como, por ejemplo, el Museo Industrial o el Pabellón polideportivo, del que existen dudas de que se pueda acabar en la presente legislatura.

En el caso de la senda azul, la diputada de Compromís, Teresa García, asociaba el retraso en la ejecución de este proyecto a la herencia recibida, ya que, según argumentó en su momento, el proyecto que se presentó en la legislatura pasada era «muy deficiente». No obstante, desde el Gobierno cuiatripartito, el edil de Urbanismo, el podemita Pablo Abelleira, saca a la palestra otro aspecto para justificar el retraso en la ejecución de todas estas obras pendientes desde la pasada legislatura.

Efectivamente, Abelleira considera que todavía es pronto para rendir cuentas al electorado y que lo que está ocurriendo es por que los proyectos vienen contaminados: «Creo que todavía es pronto para rendir cuentas —asevera—, porque estos temas vienen contaminados desde antes de esta legislatura. Cuando digo contaminados, quiero decir que no hace mucho tiempo, este tipo de trabajos se hacían muy a la ligera por parte de los servicios técnicos. Como en los últimos años hay una presión judicial bastante grande sobre temas de este tipo, hoy día los técnicos de las diferentes administraciones no firmar a la ligera los proyectos, eso significa que lo que debería de tardar seis meses suele tardar doce. Tiene que llegar el momento político que las cosas se normalicen y se piense menos en que puedes perder un trabajo o puedes incluso ir a la cárcel por firmar un proyecto, un papel, y esa es, quizá, una de las causas del retraso de algunos proyectos que vienen heredados y tarden tanto en normalizarse».

Sobre el sendero azul, proyecto del que todavía se desconoce la fecha en la que se presentará, el concejal de Urbanismo, Pablo Abelleira, asocia la demora a la revisión del proyecto: «El retraso del sendero azul se debe a que hubo que rehacer todo el proyecto, porque el anterior no fue aceptado por Costas. Este organismo, modificó la manera de regularizar el litoral, ahora piensan más en la naturalización, volvemos a lo mismo, o todo negro o todo blanco. Antes destrozábamos la costa a lo bestia para sacar rendimiento económico, ahora es todo lo contrario, y lo veo bien porque al fin y al cabo le devolvemos a la costa lo que es suyo».

En cuanto al estado en el que se encuentra la tramitación de esta iniciativa, el responsable municipal de Urbanismo indica: «creo que está a punto de ser informado por Costas. Es un caso similar al paseo marítimo. He tenido la suerte de que la semana pasada, justo cuando yo iba a poner el grito en el cielo, llegó la resolución de Costas con la que ya dan permiso para poder realizar las obras. Yo ya había comentado que la nueva dirección de Costas había dejado parte del proyecto fuera, pero, sin embargo, en la misma carta de permiso, dicen que si queremos seguir pidiendo la concesión del paseo marítimo, que no hay problema alguno a que sigamos con el expediente. Ya lo ha firmado el alcalde, se ha enviado ayer jueves y vamos a continuar reclamando la concesión del paseo marítimo, ya que ellos no han llevado a cabo proyectos que todavía están en la web de Costas pero este organismo no va a invertir un euro en el paseo marítimo, por eso la concesión es fundamental para que el Ayuntamiento pueda arreglarlo poco a poco, porque quizás uno de los reclamos turísticos más importante es el paseo marítimo y la playa del Puerto».

Banner Telegram eleco (interior)

Respecto a la intervención en el paseo marítimo, el edil de Urbanismo adelanta que una vez se ha obtenido la autorización de Costas, se acometerá exclusivamente la Plaza de la Concordia: «Costas nos permite la reposición de la Plaza La Concordia. A la anterior dirección de Costas le enviamos el proyecto que incluía las pistas de tenis y el aparcamiento, que se encuentran en mal estado, proyecto que obtuvo el apoyo de muchos ciudadanos. La anterior dirección de Costas no tenía ningún problema en recibirlo, pero la actual dirección lo rechaza, por lo que solo dan permiso para rehacer la Plaza la Concordia, por eso hemos tenido que rehacer el proyecto y ahora nos dan la posibilidad de que volvamos a solicitarlo. Ya tenemos el OK para la plaza y este se va a mejorar porque teníamos el dinero para rehabilitar los tres espacios».

En cuanto a la fecha del inicio de las obras de la citada plaza, Abelleira se remite al proceso de tramitación que se ha de abrir para la adjudicación de la misma: «Tenemos el permiso de Costas, tenemos el proyecto, pues los plazos que dura una licitación, que son dos meses, pero voy a intentar que los servicios de contratación lo haga cuanto antes, ya que queremos llegar a semana santa con estas estructuras colocadas. Son estructuras que la Dirección de Costas nos recomendó que no fueran fijas, sino fáciles de colocar y quitar. Van a ser muy similares a las que hay en Canet, que en vez de ser una estructura de hormigón, van a ser estructuras ligeras, más modernas y también se construirá un terraet, se mejorará la iluminación, y como nos han puesto tantas limitaciones en el primer proyecto, por lo menos algo recuperaríamos del proyecto ciudadano que también proponía algún elemento artístico».

Sobre los proyectos heredados de la legislatura anterior, que son la mayoría y todavía estás pendientes de concluir, Pablo Abelleira se centra, en primer lugar, en el pabellón situado junto al cementerio: «el pabellón polideportivo es un proyectos que viene del Plan Confianza y es complicado de recuperar, porque firmar un proyecto que puede estar contaminado les cuesta mucho a los funcionarios y a los técnicos, pero según la información que me dio mi compañero Pepe Gil, el último escollo estaba salvado ya. Creo que está en plazo de licitación, no se cuánto tiempo se tardará en finalizar la obra, pero más o menos al final del mandato municipal».

Por lo que se refiere al los asuntos directamente relacionados con el patrimonio, como el Museo Industrial, el alto horno, la Gerencia, el Casino, etc., Abelleira, que es, además, responsable municipal de Patrimonio, señala: «El tema que más me está ilusionando ahora, después de ver el proyecto que nos lo han entregado esta semana, es la reforma del Casino de la Gerencia. En principio se solicitaba la reparación de la segunda planta. En el Casino todavía existen elementos originales que están en muy buen estado y se pueden recuperar, por lo que el Casino no solo va a ser un centro cívico, sino que vamos a poder recuperar parte del patrimonio artístico; hay varias habitaciones que se conservan de forma excelente y que pueden dar otra lectura de lo que era la Gerencia y la parte industrial, al final vamos a hacer una remodelación de todo el edificio que es bellísimo, el presupuesto sube un poco más, pero el edificio se va a recuperar tal y como era originalmente, incorporándole el ascensor y derribando la escalera porque las normas de accesibilidad son diferentes a las originales, por ello la única parte que no se respetará será la escalera, pero el edificio acabará siendo una de las joyas urbanísticas de la ciudad».

En cuanto al resto de asuntos inacabados, dentro del capítulo de Patrimonio, el edil responsable del área, asocia el atraso a los problemas que han surgido con la Fundación de Patrimonio Industrial: «Por otro lado, tenemos dos obras pendientes que ya deberían de estar ejecutadas, pero nos encontramos con la problemática de que la Fundación de Patrimonio, al no depender totalmente del Ayuntamiento, no era ético emplear ese dinero, a pesar de que se ha hecho durante años erróneamente, porque, por lo que hemos visto con la Nau, la Conselleria empleó 30 millones en un edificio que no era de la Generalitat. A nosotros nos ha pasado igual, en esta ciudad se han gastado 4 millones de euros en edificios que no son municipales, que pertenecen a una Fundación que es de la Conselleria, por lo que un primer paso fundamental es que la Fundación pertenezca al Ayuntamiento. Ese paso ya está hecho, nos ha costado un año, tras varias reuniones y convencer a la Conselleria de que lo mejor para la Fundación es que el ayuntamiento de Sagunto tenga la presidencia y la mayoría de patronos. Así, dependiendo la Fundación del ayuntamiento, nosotros ya podemos emplear ese dinero, porque de alguna forma la Fundación pasa a ser como una empresa dependiente del consistorio. Después de ese paso, ya nos queda abrir el Museo Industrial y el Alto Horno. Este mes, en el pleno se aprobará un suplemento económico especial para quitar de encima todas las deudas que tiene la Fundación, no son muchas, comparadas con otras fundaciones, pero creo que es importante liquidarlas».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 12 Enero 2018 20:07

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

SUCESOS

SALUD