Consideran el terreno es «un foco de infecciónes y peligros» para los niños, ya que está situado entre primaria y el parvulario

Padres de alumnos de Vilamar piden el vallado de un solar privado lleno de escombros y suciedad

 
El solar está lleno de escombros y todo tipo de suciedad al alcance de cualquier persona que pase por al lado El solar está lleno de escombros y todo tipo de suciedad al alcance de cualquier persona que pase por al lado Padres de alumnos de Vilamar piden el vallado de un solar privado lleno de escombros y suciedad
Miércoles, 22 Marzo 2017 16:58

Padres y madres de alumnos y alumnas del CEIP Vilamar de Puerto de Sagunto demandan con «carácter urgente» el vallado de un solar situado entre el edificio de primaria y el parvulario de dicha escuela.
 
La razón es que el mismo se ha convertido en lo que han definido como «un foco de infecciones y peligros para los muchísimos escolares que cada día pasan por allí».

«El terreno lleva así años, y da a tres calles. Cada vez hay más escombros y suciedad. Se puede ver en él de todo: piedras gigantes, cemento, vigas, ladrillos rotos y un sinfín de materiales de construcción.  Además, la gente aprovecha y tira basura, por lo que también hay botellas de plástico, cristales rotos, restos de vajilla», dice la madre de un niño que pasa por la acera que colinda al solar 8 veces al día.

«Hace algún tiempo, añade un vecino de la zona, se valló una parte, justo la que da al parvulario, pero las otras dos no, por lo que no se puso solución al problema. Yo personalmente llamo una vez al mes al ayuntamiento para demandar que se valle bien de una vez por todas, pero así sigue, sin vallar».
 
Matorrales que invaden la acera

M. G., quien también lleva a sus dos hijos a Vilamar, uno a primaria y otro a infantil, reconoce que «la verdad es que cuando meto al grande por la puerta trasera del cole y llevo al pequeño a Infantil paso por ahí y es bastante desagradable. Cada vez hay más cosas y muchas son peligrosas. Además, no hay nada que separe la acera del solar, por lo que cuando hay mucha gente, a horas de entrada y salida del cole, la acera está llena y si vienen carros nos tenemos que apartar y acabamos pisando el solar.  No entiendo muy bien porqué se cercó una parte y las otras no. Además, el aire tira la valla porque no está bien sujeta y aún es más peligroso».

La cercanía de dos parques a los que acuden multitud de niños a la salida del colegio todavía empeora la cosa.  «Se trata de una zona muy frecuentada por niños, por lo que exigimos que el propietario del terreno lo cerque absolutamente todo, por los tres lados, no sólo por uno de ello, cosa que no sirve de absolutamente nada. En caso de que el propietario o el banco al que creemos que pertenece no lo haga, el consistorio debería tomar cartas en el asunto. ¿Qué hay que hacer, esperar a que algún niño se lastime con los hierros que hay dentro o con las vigas y piedras? ¿Hasta entonces nadie va a actuar?», se queja otro padre del CEIP Vilamar.

Otro vecino explica que «además, como nadie lo limpia, los matorrales y hierbas van creciendo cada vez más e invaden las aceras. Hay que pasar esquivando hierbajos, piedras y peligros. Parece esto el humor amarillo».

Por si fuera poco, otros vecinos de la zona aseguran que «una señora pone agua y comida para los gatitos abandonadas, algo que me parce estupendo, pero claro, cuando los niños están en el parque y ven llegar a los gatos, van corriendo y se meten en el solar. En alguna que otra ocasión los pequeños se han caído al correr por el solar. Suerte que la cosa ha quedado ahí y no ha ido a más, porque ciertamente, éste se trata de un sitio peligroso. Alguien debería hacer algo, la verdad».

La misma fuente añade que «como ya hemos denunciado en varias ocasiones, los porches que dan justo enfrente de  la entrada al parvulario presentan un estado lamentable y vergonzoso». Se refiere a las pintadas, retos de orín y heces de perros que, entre otras cosas, ornamentan esta zona porchada situada enfrente de la zona de entrada a Infantil.

Como ya publicó este rotativo, los lunes, tras el fin de semana, los pequeños y sus padres se encuentran un panorama dantesco. A las decenas de pintadas y dibujos no aptos para niños y niñas pequeñas, se puede observar el suelo y las paredes orinadas, heces de todo tipo, decenas de colillas, botellas de cristal rotas, restos de comida y vasos de plástico, entre otras cosas. Situación que no mejora el resto de la semana.
Vecinos y padres demandan mayor presencia policial.

Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 24 Marzo 2017 17:45

 

 

TE PUEDE INTERESAR

SUCESOS

SALUD