Imprimir esta página

nueva cabecera bg

El municipio saguntino ha recibido el reconocimiento como capital valenciana de la romanización, un primer paso para la declaración de Patrimonio de la Humanidad

El Ayuntamiento de Sagunto está trabajando para zanjar los temas de patrimonio pendientes

 
Viernes, 12 Febrero 2016 12:04

DENTRO ALTO HORNOAlto Horno nº2 de Puerto de Sagunto

El municipio saguntino es uno de esos lugares que, sin duda, se caracteriza por su patrimonio. Un paseo por algunas de sus calles más emblemáticas, como es el Castillo, el Teatro Romano o los Altos Hornos entre otros, basta para descubrir el mosaico cultural que guarda restos de épocas pasadas. Dado el valor que posee para el municipio, es necesario tener en cuenta que su conservación es primordial como herencia a las generaciones venideras, con el fin de que ellas también puedan llegar a disfrutarlo. En el caso del patrimonio cultural de Sagunto, todos sus vecinos son conscientes de su riqueza, pues preservan en él muchas de sus raíces, su esencia y orígenes.

Es de vital importancia su conservación con el fin de garantizar la existencia, tanto de los bienes, muebles, inmuebles e inmateriales, a lo largo del tiempo. Y son los poderes públicos los encargados de realizar las acciones necesarias para defender el valor que todos los monumentos saguntinos poseen para la comunidad. Aunque es cierto que ya se han tomado algunas medidas necesarias, todavía quedan muchos otros proyectos en el tintero.

A pesar de ser el elemento caracterizador del municipio, el Castillo de Sagunto se ha convertido en uno de los grandes debates de la comunidad, dada la falta de cuidado de sus infraestructuras. Las malezas, el estado de las cisternas o la falta de señalización han sido origen de disputas. En más de una ocasión, los partidos con representación en el ayuntamiento han denunciado el estado del mayor y más importante monumento de la ciudad.

Desde el propio consistorio aseguran que «ha tenido que ser una iniciativa popular la que se haya responsabilizado de lavar la imagen a un Monumento Nacional olvidado por sus propietarios». Por su parte, el concejal de patrimonio del ayuntamiento de Sagunto, Pablo Abelleira, confiesa «sentirse avergonzado por el estado del Castillo, que continúa siendo lamentable, ya no solo en su mantenimiento, sino por la falta de medidas mínimas de seguridad que protejan adecuadamente a los visitantes». Según las autoridades, las quejas ya han sido trasladadas a las administraciones responsables en varias ocasiones, por lo que se prevé que, durante los próximos meses, se adecuen varios tramos de las murallas, así como la apertura a los turistas por el acceso medieval.

Más allá del patrimonio arquitectónico, la ciudad de Sagunto también puede sentirse orgullosa de su arqueología industrial. Una de las iniciativas iniciadas el pasado año fue la creación de un museo industrial que recogiera los restos industriales. En cambio, debido a problemas económicos, el proyecto quedó paralizado. La constructora valenciana Arción S.A., adjudicataria de las obras del Museo Industrial en un primer momento, entró en concurso de acreedores y no pudo concluir las instalaciones.

Banner Telegram eleco (interior)

Tal y como explica el concejal de patrimonio «lamentablemente un año después, y tras múltiples problemas, está a punto de resolverse. De los 75.000 euros presupuestados para ello, el ayuntamiento aporta la ejecución del aval de la anterior empresa adjudicataria, que son 50.000. Si desde Conselleria se aprueba definitivamente el pago del resto de la suma la obra se entregará en un corto espacio de tiempo».

El edificio, que se espera que se inaugure en los meses próximos, guarda gran parte de la historia siderúrgica de la localidad, con la exposición de diversas piezas de valor, así como de documentos, fotografías, libros y demás elementos que componen el archivo histórico minero-siderúrgico. Este museo industrial le devolverá la vida a la emblemática Nave de Efectos y Repuestos, donde se ubica. El simbólico edificio, que data de los años 20, que servía de lugar de almacenaje de matrices y repuestos de piezas utilizadas en la maquinaria de la empresa siderúrgica. En cambio, ahora se transforma en un museo industrial que permite ser un referente para las nuevas fórmulas de gestión cultural, así como una oportunidad para aquellos que creen en la cultura como modelo de desarrollo económico.

A día de hoy el Alto Horno nº 2 del puerto de Sagunto es el único superviviente de la inmensa factoría levantada en 1920 de Altos Hornos del Mediterráneo, cerrada tras 60 años de actividad siderúrgica. La torre estuvo abandonada cerca de 13 año, hasta que la comunidad saguntina reclamó su puesta en valor como testigo del patrimonio industrial de la ciudad. El proyecto de reparación, que se llevó un premio de conservación de la Unión Europea, ha contado con una inversión de 180.108 euros y ha girado en torno a la instalación y montaje de un elevador que permite al visitante acceder a la parte superior de la torre que se convierte, así, en un mirador.

A pesar de que la obra finalizó y el ascensor ya forma parte del Alto Horno desde hace más de un año, todavía no se puede acceder a él. Según explica Pablo Abelleira, no fue hasta el pasado mes de octubre cuando se remitió la documentación necesaria para la solicitud de la licencia de actividad de uso del elevador. «La situación económica en la que se encuentra en estos momentos la fundación gestora y propietaria del inmueble, impide el pago del proyecto de actividad y la correspondiente licencia», añade el edil, quien apunta que esta circunstancia, además, imposibilita a la misma fundación hacer frente al pago de la vigilancia del recinto, así como del seguro de responsabilidad civil necesario para la cobertura de las vistas.

Desde el consistorio aseguran haber negociado una solución urgente con la Conselleria de Cultura e Industria con el fin de paliar la actual situación. «Creemos que deben ceder al ayuntamiento una mayor responsabilidad de apoyo a la gestión que estamos dispuestos a asumir, la misma que económicamente hemos tenido que hacer frente tras el abandono de la fundación del resto de patronos», confiesa el concejal de patrimonio.

El Parque Arqueológico del solar de la Calle Huertos, la ampliación e intervención arqueológica de la Domus Baevia, la puesta en valor de la Necrópolis Medieval Judía, la urbanización y mejoras en el entorno del Templo de Diana, la rehabilitación de las Antiguas Oficinas de AHM o la restauración de uno de los emblemáticos edificios de la Gerencia son varios de los temas del patrimonio saguntino pendientes de resolver; todos ellos son ejemplos de algunas de las propuestas iniciadas durante el pasado ejercicio 2015, actuaciones que, según las autoridades, pretenden ser acabadas durante este año.

Por su parte, la concejalía de patrimonio afirma que este ha sido «un año lleno de actuaciones en el que contamos con el gran apoyo de las asociaciones vinculadas al patrimonio de nuestra ciudad que componen el Consejo Asesor del Patrimonio». El pasado miércoles Sagunto celebró el reconocimiento por parte de las Corts de Valencia como capital valenciana de la Romanización y, además, en los próximos meses el municipio se embarca en un proyecto en el que se pretende situar a la ciudad en «el lugar que se merece», gracias al nombramiento como Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Para zanjar algunos los temas de patrimonio pendientes, el consistorio ha destinado una parte de su presupuesto anual en la mejora y conservación de su Patrimonio Histórico e Industrial, con el fin de recuperar algunos de los monumentos, aumentar la oferta turística y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. «Consideramos emplear una parte muy importante del presupuesto a la planificación de estos proyectos y en el próximo ejercicio se presentará la redacción del Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos, el Plan Director de la Gerencia y el Plan Director de la Alquería de l'Aigua Fresca, además de un sistema GIS de localización e información que se pondrá en marcha para que la ciudadanía pueda acceder a todos estos bienes» asegura Abelleira.

El patrimonio cultural de Sagunto se ha convertido en un enlace que une e identifica a todos sus ciudadanos; una suma de la memoria histórica y colectiva del municipio. A pesar de que su riqueza es conocida por muchos, no siempre se le ha otorgado la importancia que merece. La crisis económica ha propiciado que la cultura se haya visto, en alguna ocasión, relegada a un segundo plano, conviertiéndola así en un bien prescindible.

Desde el Ayuntamiento de Sagunto se han quejado de la postura que se había impuesto en tanto a patrimonio cultural y, por ello, dicen haber continuado con el proyecto de su puesta en marcha. «Cada día se está tomando más conciencia del valor del patrimonio en la sociedad democrática y en lo que representa la cultura popular. Hemos de tener en cuenta que aquello que recibimos y lo que es de uno por derecho propio, se debe compartir con los demás en igualdad de condiciones. Nos pertenece y debemos protegerlo y cuidarlo», argumenta Pablo Abelleira.

Aunque reconocen que se han cometido muchos erros en lo que respecta a los bienes del municipio, apuestan por una nueva etapa en la que se realce su valor. «Se ha realizado un gran esfuerzo y hay que valorar la extraordinaria labor de muchas personas y colectivos. Creo que es el momento adecuado para reflexionar al respecto, definir estos proyectos y el camino a seguir, con calma, pero sin pausa», concluye el concejal de patrimonio.


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Viernes, 19 Febrero 2016 23:19

Artículos relacionados (por etiqueta)