Según la Asociación de Diabéticos Camp de Morvedre, el correcto uso de las agujas es tan importante como la insulina para las personas diabéticas

ADICAM pide la retirada de las agujas de insulina que provocan lesiones en los pacientes

Miembros de ADICAM en una de los actos de concienciación ciudadana Miembros de ADICAM en una de los actos de concienciación ciudadana ADICAM pide la retirada de las agujas de insulina que provocan lesiones en los pacientes
Viernes, 12 Junio 2015 17:18

Cada día son más las personas que padecen diabetes; las cifras no dejan de aumentar de manera brusca. Frente a ello, las denuncias por la escasez y la calidad de las agujas que suministran en los Centros de Salud, también se ven incrementadas. La Asociación de Diabéticos Camp de Morvedre, ADICAM, se suma a la lucha de miles de personas en busca de posibles soluciones a la problemática de las agujas que se suministran para la inyección de insulina y que, alegan, destacan por su baja calidad.

Tiras reactivas de control de azúcar, medidores de glucosa, plumas o agujas de insulina son algunos de los materiales básicos de los que toda persona diabética debe disponer. El problema surge cuando, en lugar de una forma de cura, estas herramientas se convierte en un riesgo para la salud de millones de personas.

De forma habitual, e incluso varias ocasiones en un mismo día, la persona que padece diabetes, especialmente las de tipo 1 y también las de tipo 2 si las dietas y pastillas no fuesen suficientes, debe recurrir a la inyección de insulina para poder continuar con su vida, más bien para poder sobrevivir.

La diabetes, una enfermedad crónica, se origina cuando el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina necesaria para el cuerpo humano. La insulina es la hormona encargada de mantener los valores adecuados de glucosa en sangre. Por ello, el peligro aparece en el momento en que el cuerpo no recibe la insulina de forma correcta, y el organismo, que no puede recurrir al azúcar para obtener la energía necesaria, comienza a quemar grasas. En definitiva, un paciente, sin la insulina necesaria, puede llegar a ser mortal.

Para que estas inyecciones sean correctas han de hacerse en la grasa existente de debajo de la piel, lo que deja como resultado moratones, escozor y, en el peor de los casos, lipodistrofia, lesiones y bultos. Al margen del aspecto de la piel, lo más preocupante de la lipodistrofia es que puede comprometer el éxito del tratamiento, ya que el crecimiento celular irregular de la piel puede provocar una mala absorción de esta hormona. Por tanto, el riesgo aumenta si las agujas no son adecuadas, además de que el paciente puede sufrir un dolor mayor, podría no introducir la cantidad exacta que necesita.

En el Centro de Salud de Puerto de Sagunto, las agujas que se utilizan actualmente son de la marca Braun, una de las marcas que más quejas genera entre los pacientes. Así se decidió en el último concurso, donde varias empresas participan públicamente para que la Administración compre sus productos. Entre otros factores, se valora el sistema de seguridad de los productos, la facilidad de apertura del envase o su adaptabilidad. Pero el problema principal que señalan desde ADICAM, es que uno de los criterios que se siguen, y al que se le da más importancia, es el precio de los productos. «Es cierto que la marca Braun es más barata que la anterior, pero de peor calidad». El factor económico determina, en muchas ocasiones, cuáles son los materiales quirúrgicos con los que cada centro decide trabajar.

Banner Telegram eleco (interior)

Debido a la problemática y el número de quejas al respecto a las agujas de insulina que se usan actualmente, el principal objetivo de la lucha de ADICAM es que se vuelvan a utilizar los productos de la marca Becton Dikson (BD), los más habituales en los centros sanitarios. «Estas agujas funcionaban muy bien, nunca han dado problemas, y queremos que se vuelvan a utilizar».

A pesar de que la marca Braun continuará utilizándose en el Centro de Salud de Puerto de Sagunto los próximos cinco meses, fecha en la que finaliza su contrato, desde ADICAM se centran en conseguir que, en el próximo concurso que tendrá lugar en diciembre de este mismo año, el Centro de Salud acabe con la marca Braun y, en su lugar, se sustituya por los productos del laboratorio DB.

Pero, ADICAM no es la única. Actualmente esta asociación junto a la Asociación Valenciana de Diabetes y la Asociación de Diabéticos de Castellón han hecho públicas sus quejas y han denunciado que los centros de salud dependientes de la Conselleria de Sanidad «dispensen a los pacientes afectados por diabetes unas agujas para las plumas de insulina que producen dolores y lesiones, además de alterar la absorción de la hormona».

Según explican, la marca de estas agujas, que ya se ha suprimido en los centros de salud de otras comunidades, tiene una longitud mayor de 6mm, lo que perjudica las inyecciones que, según estudios realizados, son más efectivas cuando las agujas son más cortas, entre 4 y 5mm. «La longitud de estas agujas puede dar lugar a que la insulina solo llegue al músculo, en vez de quedarse en el tejido subcutáneo, y provocar hipoglucemias».

Además, cuestionan el precinto de seguridad y «que estas agujas cuenten con un único capuchón de protección, cuando el anterior tenía dos». También denuncian que las plumas de insulina no llegan a enroscarse del todo bien, lo que podría generar fugas ocasionando subidas de azúcar. Actualmente, y debido a las numerosas quejas que se interpusieron tanto en las asociaciones como en los mismos centros de salud, estas han decidido actuar. ADICAM, en unión con la Asociación Valenciana de Diabetes y la Asociación de Diabéticos de Castellón, ha tenido una serie de encuentros formales con el Secretario Autonómico de la Consellería de Sanidad, para hacerle partícipe de esta lucha y con la intención de que «conozca los problemas que miles de pacientes tienen a causa de las agujas que se suministran en los centros de salud».

La respuesta que han obtenido por parte de Consellería es que sí estudiarán la problemática de estas agujas que, además de producir hematomas y tener fugas, «se suelen doblar con mucha facilidad».

Gracias a la lucha de estas asociaciones ha sido concedido un permiso, por parte de Consellería, al director Económico del Hospital de Sagunto para que el centro cuente con las anteriores agujas de la marca BD, de forma que todo paciente con diabetes que necesite inyectarse insulina, pueda hacerlo solicitando estas agujas. A pesar de ello, «tan solo cinco de cada 1000 afectados se ha hecho eco y solicita este cambio en la receta de sus agujas», aseguran desde ADICAM.

Desde ADICAM, quieren recordar la importancia de estas agujas de insulina, puesto que, cada día, millones de personas se inyectan este producto y es vital que se haga de manera correcta. «Por ello, nosotros nos ofrecemos, a todo paciente que tenga cualquier duda respecto a los trámites a seguir, para poder reclamar lo que es un derecho fundamental».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

Modificado por última vez en Sábado, 13 Junio 2015 01:02

Artículos relacionados (por etiqueta)

 

 

TE PUEDE INTERESAR

SUCESOS

SALUD