Fernández propone que parte del incremento de la recaudación del IBI Rústica repercuta en los agricultores productores

Compromís pide que el Ayuntamiento reduzca el el tipo de gravamen del IBI rústica del 0,91% a 0,72%

El portavoz de Compromís El portavoz de Compromís Compromís pide que el Ayuntamiento reduzca el el tipo de gravamen del IBI rústica del 0,91% a 0,72%
Lunes, 29 Septiembre 2014 11:43

El grupo municipal Compromís propondrá en el próximo pleno de Sagunto, que el «Ayuntamiento modifique la ordenanza de IBI  y reduzca el tipo de gravamen de IBI rústica, que actualmente se sitúa en un 0,91% hasta el mismo coeficiente de l'IBI de urbana, que ahora se sitúa en el 0'72. Y  en caso de no hacerlo, el consistorio saguntino, a través del Consell Agrari, establezca una línea de ayudas, subvenciones etc, para las superficies agrarias en producción que compense el efecto del impuesto de bIenes Inmuebles que afecta a las superficies cultivadas».

Desde Compromís señalan que el ayuntamiento de Sagunto, gracias a una revisión catastral hecha al alza, sin mostrar los efectos de la crisis inmobiliaria sobre los valores del suelo, «ha aumentado los ingresos por IBI de rústica de 600.000 euros a casi un millón de euros. Esos ingresos, no han supuesto ninguna mejora sobre la situación de los labradores y labradoras de nuestro municipio, y desde Compromís entendemos que, si ese IBI se recauda del campo, el campo, o por lo menos aquellos que que sí  se dedican a mantenerlo, deberían recibir una compensación que les permita mantener la producción y no abandonarla, por los motivos antes mencionados».

Opinan desde la formación nacionalista que las instituciones desde su ámbito de actuación deben procurar generar oportunidades y/o participar en el mantenimiento de las actividades económicas.  Explica el portavoz municipal de Compromís, Francesc Fernández  que el IBI de rústica es el impuesto municipal que afecta a las parcelas agrícolas, y que hace pocos meses se trató una moción para declarar la exención que afecta a este impuesto a través del Ministerio de Agricultura, pero a día de hoy aún no se sabe  de que se haya llevado a cabo algo. «Esta situación nos lleva a que cada vez que existe una influencia climática en cualquier sitio del Estado estamos obligados a depender de Madrid para poder autorizar las exenciones. Esta competencia debería ser municipal, o autonómica, por que el Estado poco tiene que ver con la gestión en materia agrícola, si no como órgano que burocratíza cualquier acción que debería estar más descentralizada».

Y  concluye subrayando: «no existen bonificaciones para este impuesto que estén relacionadas con las dificultades económicas añadidas al desarrollo de su actividad, que no olvidamos tiene una influencia directa en nuestra alimentación y nuestra salud y contribuye a la conservación del entorno  natural y el paisaje».


Si le ha interesado esta información, puede unirse a nuestro canal de Telegram y recibirá todas las noticias que publicamos para el Camp de Morvedre. Síganos en https://t.me/eleco1986

 

 

TE PUEDE INTERESAR

SUCESOS

SALUD